¿Cómo aportar al desarrollo del País aprovechando las TIC?

Antecedentes

Las Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TIC) han venido transformando todos los sectores de la economía y de la vida de las personas alrededor del mundo. Sin embargo el Estado Colombiano hasta hace pocos años reconoció formalmente el potencial de transformación y las ventajas que puede traer para mejorar la calidad de vida de sus habitantes y para competir sanamente con otros países. Este retraso por parte del Estado en el reconocimiento y estructuración de una estrategia para promover el desarrollo del país con las TIC, no es solo por simple falta de atención, sino por la evolución misma de las tecnologías y su relación con el negocio, pues sólo recientemente se han venido creando estándares de procesos y arquitecturas más maduras con aplicación real.

En esta evolución y apropiación de las tecnologías, se ha venido evidenciando que los mayores retos en la implementación de TIC ya no son con la tecnología propiamente dicha, sino con los procesos aplicados para la identificación de problemas, las estrategias que generan valor agregado a la organización; y los mecanismos para asegurar la adopción de esas soluciones basadas en tecnología. En razón a esto, el Ministerio de Tecnologías de la Información (MINTIC), ha venido formulando los planes para Gobierno en Línea y el Marco de referencia de Arquitectura Empresarial que ha tenido un impacto notable en el país desde 2010 en diferentes entidades del Estado.

Muchas estrategias de negocio y TIC planteadas en el sector público tienen cierta afinidad con el sector privado, sin embargo una de sus principales diferencias es que las ganancias en el Estado no se miden en términos monetarios sino en en el impacto social y la eficiencia en el manejo de los recursos públicos (Mejía, 2015). Estas consideraciones pueden aplicarse en los modelos de arquitectura de negocio y empresarial, para obtener un modelo de proyecto socialmente “rentable”.

Sin embargo, existe también una diferencia importante que pocas veces se suele identificar: A diferencia del sector privado, donde los clientes se segmentan y se desarrollan estrategias alrededor de un perfil de personas con capacidad adquisitiva, el sector público en ejercicio de la constitución, nunca puede ser excluyente y debe promover en sus proyectos el interés general sobre el interés particular pero al mismo tiempo protegiendo las minorías, siendo de especial interés para Colombia la gran diversidad de culturas y comunidades. (Constitución Política de Colombia, 1991).

Esto último es de gran relevancia porque plantea dos retos principalmente: 1) Lograr la apropiación de las TIC involucrando proyectos que no sean excluyentes con planes de educación de las comunidades que en muchos casos no han tenido contacto con la tecnología; y 2) El cambio de mentalidad para trabajar como profesional en el sector público, ya que todos los que compartimos educación en áreas técnicas y administrativas hemos sido educados en un modelo que prioriza y visibiliza más el ROI monetario sobre el ROI social (Social Value UK, 2014).

Teniendo en cuenta los antecedentes anteriores, vale la pena preguntarse ¿Qué está funcionando actualmente en la administración pública? ¿Qué no funciona? y ¿Qué hay por mejorar?

Con base en estas preguntas realizaré una propuesta para alinear mejor la tecnología con el Estado, con principios similares a como se estudia en los entornos empresariales pero sin dejar de lado las diferencias claras planteadas anteriormente.

¿Qué funciona en el Estado referente a las TIC?

Desde la creación del Ministerio de TIC se han dado grandes avances en la modernización tecnológica del país y sus entidades estatales. Los planes que se están creando para estructurar y conectar a las entidades basándose en estándares y tendencias internacionales es una labor de aplaudir. También es de resaltar la concientización que se ha generado en el sector público sobre las TIC como agente transformador para lograr eficiencia administrativa, transparencia y seguridad.

Actualmente las entidades públicas ya no son las más rezagadas en toda la industria, como sí sucedía hace sólo 6 años cuando los planes de Gobierno en Línea apenas se estaban empezando a estructurar y las empresas privadas eran el referente de vanguardia. En 2009 cuando inicié labores en el Ministerio de Relaciones Exteriores, me encontraba con sistemas implementados hace décadas con tecnologías ya obsoletas, esquemas cliente-servidor donde la información estaba distribuida y los perfiles de ingeniería no estaban claramente definidos.

Uno de los aspectos más importantes que viví en el Ministerio fue la re-estructuración organizacional respecto al área de TIC, donde la oficina de Sistemas que dependía de la Dirección Administrativa pasó a convertirse en Dirección de TIC con recursos propios a finales de 2009. Allí empezaría la verdadera revolución tecnológica de la entidad y en 5 años se han logrado importantes avances en la automatización de más de 70 trámites y servicios que presta el Ministerio en Colombia y en el exterior. Pudimos apreciar de primera mano cómo se fueron borrando las fronteras con nuestras misiones en el exterior al implementar (en términos de Vive Digital): infraestructura (redes, VPNs, servidores, etc), servicios (voz IP, Internet, firma digital, etc), aplicaciones y usuarios; que fueron equilibrando oferta y demanda que hoy nos tiene en el top de entidades líderes en la implementación de Gobierno en Línea.

Así mismo, se puede resaltar que los empleados del sector público cada vez son más activos, pues los procesos se están transformando y la innovación está llegando a las entidades del sector. Ya no tenemos esa imagen de funcionarios públicos poco productivos y mínimo deseo de innovar, generado por ambientes anacrónicos y poco dinámicos; sino que crece la imagen de profesionales con funciones retadoras que los motivan a realizar un mejor trabajo y cada vez más acostumbrados a tratar con soluciones de vanguardia. Si tenemos en cuenta que el aspecto más importante en cualquier proyecto son las personas, esto impulsa el crecimiento de todo el sector de manera notable.

Finalmente, la integración de Gerentes de TI (CIO) regionales y nacionales está generando una base de conocimiento y perfilando la estratega de TI del Estado en sus diferentes sectores, lo cual constituye una iniciativa importante para el desarrollo del país apoyado en TIC que puede ser potenciada generando resultados de alto impacto.

¿Qué no funciona en el Estado referente a las TIC?

Si bien lo anterior genera optimismo sobre lo que se ha venido haciendo, es importante tener en cuenta que aún existen aspectos críticos que están frenando el desarrollo del país y que enumero a continuación, si tenemos en cuenta que el Estado primero debe operar bien en lo básico para poder abordar problemáticas más complejas:

1. Identificación y Reducción del fraude
Actualmente, muchos trámites del Estado dependen de la identificación de sus ciudadanos para asegurar sus derechos y para verificar el cumplimiento de la ley. Debido a la falta de un proceso abierto a nivel estatal de identificación y cotejo biométrico, existen gran cantidad de re-procesos en los trámites estatales donde cada entidad captura la información de manera aislada, ocasionando incongruencias en los datos y convirtiendo al ciudadano en un mensajero de las actividades mismas del Estado al no tener una fuente común de identificación y de servicios.

Esto genera no solo problemas de ineficiencia administrativa con impacto negativo sobre los recursos públicos, sino problemas de seguridad nacional y de vulnerabilidad de derechos a ciudadanos de bien (casos de suplantaciones). Igualmente, facilita la delincuencia y la creación de mafias organizadas, dedicadas a saltar y desviar los controles del estado para asegurar la confiabilidad y pertinencia de los servicios y trámites que presta.

Aun cuando la Registraduría Nacional habilitó un proceso de certificación para realizar el cotejo a través de operadores privados con algunas excepciones, es un proceso de difícil adopción para las entidades públicas en general, que son quienes más lo requieren y quienes más tienen derecho a esa información.

2. Justicia y corrupción
Como se evidenció en el punto anterior, existe un esfuerzo importante a realizar con el fin de disminuir el fraude e incrementar la seguridad y confianza en el Estado. Sin embargo, de nada sirve adelantar soluciones tecnológicas para disminuir y detectar el fraude, o mejorar la transparencia ciudadana y la de funcionarios públicos; si cuando se detectan incumplimientos o infracciones, la justicia no actúa de la manera que se espera, castigando y otorgando las garantías establecidas.

En este sentido, uno de los mayores problemas detectados en el sector Justicia y en general en entidades del estado con baja adopción tecnológica, es la gran ineficiencia administrativa y la falta de trazabilidad de información, las cuales facilitan e incluso promueven la corrupción.

La tecnología puede mejorar significativamente la gestión y transparencia de la información, facilitando la implementación de controles de procesos automatizados que agilicen los procesos. Sin embargo estas iniciativas, especialmente en el sector Justicia, han sido minadas constantemente por una fuerte burocracia y por el desconocimiento mismo de la labor en términos de procesos formales e integrados.

3. Análisis de la información y Government Analytics
Las empresas más exitosas reconocen hoy en día que el activo más importante de una organización es la información. El sector empresarial empezó hace 5 años, de la mano con nuevas herramientas tecnológicas, una fuerte tendencia a implementar soluciones de Business Intelligence (BI) y Business Analytics (BA) para analizar el estado actual de la organización y crear escenarios para analizar tendencias con el fin de tomar mejores decisiones.

Dado que al Estado también le interesa tomar mejores decisiones basado en información objetiva que le permita estar más alineado a la constitución y la ley, estas soluciones se están orientando también al sector gobierno y ya existen algunos estudios de maestría dedicados a lo que se denomina Government Analytics (Johns Hopkins, 2015), que muestran la importancia que está adquiriendo a nivel mundial.

En este contexto, la información y su análisis permitirán una mejor gestión de gobierno y permitirán, entre otras cosas, definir con hechos concretos las estrategias y políticas exitosas así como las desastrosas, independiente del partido y el discurso político.

Son muy pocas las entidades públicas que están haciendo análisis de la información con la que cuentan y la publicación de datos a través de datos.gov.co pareciera crear una sensación de que si el estado publica la información, los particulares y privados se encargarán de analizar la información y brindar soluciones redentoras.

Si bien esto puede ocurrir y es deseable, las entidades no pueden ceder el análisis de su información a terceros ya que esto puede promover proyectos basados en intereses particulares que no sean fácilmente detectables en una situación compleja. No conozco entidades a la fecha, que tengan grupos de análisis de información altamente especializados, con procesos formales definidos y con herramientas tecnológicas que les permitan ejercer bien esta labor generando un impacto real en la toma de decisiones.

4. Acceso comprensible a la información
Una vez el Estado logra comprender como funciona y analiza la información para tomar mejores decisiones, también es sano compartir esta información con los ciudadanos para que el poder lo ejerza justamente la ciudadanía. Los ciudadanos están en continuo desconocimiento de lo que sucede con su país, en las noticias no se presentan los avances en los diferentes sectores y no existe un portal integrado donde se pueda ver el avance del plan de desarrollo aprobado democráticamente en todas sus dimensiones, mucho menos alguien que lo explique.

La falta de información comprensible por parte de la ciudadanía, es lo que lleva a que en la política sigan prevaleciendo las habilidades de oratoria y retórica, sobre las habilidades de toma de decisiones en ambientes sociales complejos.

Más aún, la falta de esta información es lo que hace que los políticos y las instancias legislativas, tomen decisiones prácticamente a ciegas, motivados más por aspectos emocionales que por la representación de la realidad.

Estos son cambios que se podrán empezar evidenciar en el mundo donde las decisiones no dependerán netamente de la línea política de izquierda o derecha, sino que obedecerán a lecciones aprendidas basadas en información, donde se combinen soluciones mixtas, en diferentes contextos y momentos.

5. Retos en la población – particulares y funcionarios públicos
Como en todos los proyectos tecnológicos, uno de los mayores retos es el uso efectivo y apropiación de las herramientas tecnológicas, lo que en el Plan Vive Digital se evidencia como balance entre oferta y demanda. En el caso del Estado, esto implica esfuerzos mayúsculos en acceso a infraestructura y educación, especialmente porque los usuarios de la tecnología pertenecen a todas las clases de población. En una analogía empresarial, la implementación exitosa de proyectos basados en tecnología depende principalmente de las personas, seguido de los procesos y finalmente de la tecnología.

Esto implica que todos los proyectos que se implementen soportados en tecnología, tienen como factores diferenciadores: funcionarios públicos altamente capacitados que puedan proveer los servicios y un público más educado en tecnología que sepa cómo consumir esos servicios y los consuma de verdad.

Propuesta

La propuesta consiste en tratar los problemas enumerados anteriormente como temas críticos para lograr el desarrollo del Estado considerando que la gran mayoría de políticas en Colombia no tienen continuidad y dependen exclusivamente del periodo de mandato.

Existen casos de éxito en otros países donde se han formulado políticas que continúan en el tiempo, donde no solo existe el factor legislativo sino lineamientos en el factor ejecutivo. Un ejemplo de esto es Perú, donde se formularon 31 políticas de Estado del acuerdo nacional (Gobierno de Perú, 2008) que brindan continuidad a proyectos críticos para el desarrollo del país, como los que aquí se pueden empezar a plantear.

El primer paso es ponernos de acuerdo en que la identificación electrónica es una prioridad y que el tema debe solucionarse de raíz, buscando mecanismos para poder obligar a toda la estructura del Estado a que implemente soluciones tecnológicas y permita la identificación con tecnologías abiertas, o bien delegar procesos específicos bajo el gobierno nacional para que los lineamientos de MINTIC, los cuales son muy prometedores, no queden limitados por una mala definición de funciones.

En algunos países la identificación está bajo gobierno del poder Ejecutivo, en algunos casos incluso privatizada con control del Estado y así se logra en algunos casos una mayor respuesta a las necesidades de identificación. MINTIC ya tiene lineamientos para que a 2018 ya se realice en las entidades públicas validación biométrica, pero dadas las circunstancias actuales se debe dar un giro para asegurar el cumplimiento de este lineamiento, que actualmente depende de la Registraduría, una entidad que no pertenece al Ejecutivo.

Adicionalmente se debe reforzar jurídicamente el proceso de expedición de documentos de identidad y apoyarse en tecnología para evitar que una misma persona pueda tener varios documentos de identidad y que con estos pueda acceder a diferentes trámites y servicios que no le sean pertinentes.

En el ámbito de justicia se debe asegurar que se cumplan las políticas de cero-papel, eficiencia de procesos y transparencia ciudadana. El Estado no puede disminuir recursos y esfuerzos en estas iniciativas pues resultan siendo la columna vertebral de proyectos más ambiciosos como la Ley de justicia transicional y otros proyectos orientados al post-conflicto donde el país pretende ser más competitivo en el contexto internacional.

Es indispensable analizar la información generada por el Estado, por lo cual se propone crear un Departamento de Government Analytics que dependa inicialmente del DANE y se convierta eventualmente en un asesor del gobierno nacional donde el equipo lo conformen expertos en las diferentes áreas que puedan brindar sus conceptos sobre los resultados del análisis.

Estos equipos apoyarían al DNP para empezar a mejorar la toma de decisiones, donde se puedan presentar y ejecutar varios proyectos paralelamente con victorias tempranas, implementando mecanismos evolutivos para mejorar proyectos que den resultados y eliminar rápidamente proyectos que no tengan beneficios sociales. Estos mecanismos de adaptación han agilizado la implementación de proyectos exitosos en entornos muy complejos difíciles de predecir y donde la información brinda pautas para no definir políticas a ciegas como sucede hoy.

En cuanto al acceso a esa información, es necesario mejorar la forma en que los políticos realizan la rendición de cuentas de forma comprensible y apoyada en la tecnología, que permitan captar interés del público y sobre todo estimular la política de todo ciudadano. Un ejemplo de lo que se puede lograr es la rendición de cuentas del alcalde de Bogotá para el año 2014 y realizada en el planetario de Bogotá (Petro, 2015). Sin embargo, es conveniente que esta rendición sea realizada por un sub-departamento neutral del DANE para que las cifras no vayan viciadas de intereses políticos y la evaluación sea más objetiva respecto a lo propuesto y lo ejecutado.

A través de: a) el mejoramiento de la interacción ciudadano-Estado asegurando la identificación y el acceso a los servicios; b) el intento de fraude y corrupción reducido con una justicia que funciona efectivamente cuando el fraude no se alcanza a contener, pero se castiga; c) el acceso de los ciudadanos a la información para tomar mejores decisiones en la elección de sus líderes políticos y; d) el acceso de los mismos líderes a esa información para facilitar la comprensión de la compleja dinámica de país; se logra promover el interés general por encima del particular al mejorar el aseguramiento de los derechos de los ciudadanos con servicios prestados eficientemente y una justicia más sólida.

Así mismo se motiva a ciudadanos y funcionarios públicos a comprender la compleja realidad de un país, con información que le permita hacer estudios y propuestas más serias independientes de la corriente política, o que le permita simplemente tener mejores criterios de decisión en la elección de los gobernantes que nos lleven a construir una Colombia mejor.

Referencias

Constitución Política de Colombia. (1991). Constitución Política de Colombia. Obtenido de http://www.unesco.org/culture/natlaws/media/pdf/colombia/colombia_constitucion_politica_1991_spa_orof.pdf
Gobierno de Perú. (2008). Políticas de estado Perú. Obtenido de http://propuestaciudadana.org.pe/red/apc-aa/archivos-aa/068d5099c088d67686280321657b29ee/31_Pol_ticas_de_estado.pdf
Johns Hopkins. (2015). Master Government Analytics. Obtenido de http://advanced.jhu.edu/academics/graduate-degree-programs/government-analytics/
Mejía, M. I. (2015). Cómo enamorarse del servicio público. Obtenido de https://www.youtube.com/watch?v=YzNem5xvf2E
Petro, G. (2015). Balance gobierno Bogotá 2014. Obtenido de https://www.youtube.com/watch?v=x-DPNsuwcQ
Social Value UK. (2014). Guía del ROI social. Obtenido de http://socialvalueuk.org/what-is-sroi/the-sroi-guide

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s